La Fiscalía pide el sobreseimiento del caso de la celda 61 de Dueñas

May 7th, 2018 | Por | Categoria: Actualidad Penitenciaria

El Ministerio Público no ve indicios de delito y ha pedido al titular del Juzgado de Instrucción Número 2 de Palencia que archive las diligencias abiertas a raíz de la denuncia que el sindicato Acaip, mayoritario en Instituciones Penitenciarias, ha presentado contra el director de la prisión de Dueñas, Francisco Javier Díez Colado, y contra el secretario general de Instituciones Penitenciarias, Ángel Yuste Castillejo, al entender que ambos deben depurar responsabilidades penales por la supuesta comisión de delitos de tortura y rigor innecesario en el centro penitenciario de La Moraleja contra internos sospechosos de portar sustancias estupefacientes en su cuerpo al regreso de los ‘vis a vis’.

Según Acaip, se confina a estos reclusos en una celda de la prisión, la 61, sin agua corriente (no hay grifo ni ducha) ni desagües, ni tampoco ventilación (las ventanas están selladas con chapas), además de haber en su interior dos cámaras de videovigilancia conectadas a un monitor y un sistema de iluminación permanente.

Detalles de la celda 61, en la cárcel de Dueñas. 

Acaip registró la denuncia el 11 de julio de 2017 en el juzgado de guardia, y la denuncia fue girada por turno al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 2 de Palencia, que investiga las condiciones en las que cuatro reclusos fueron recluidos en esa celda 61 entre abril y mayo de 2017, algunos de ellos durante siete días seguidos.

El juez solicitó el 25 de septiembre al director del centro penitenciario un informe en relación con los hechos denunciados. El 1 de diciembre, la Fiscalía solicitó al juez que pidiera al director de la cárcel de Dueñas una relación detallada de las órdenes de dirección de aplicación del artículo 72con la orden de aislamiento provisional, así como la comunicación al Juzgado de Vigilancia Penitenciaria durante 2017. El Ministerio Público solicitó también una relación de la aplicación posterior del artículo 75.2 al interno y duración de la misma, y que se aportara también información reservada de la Inspección de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias sobre el uso y aplicación de la celda 61 de Dueñas.

El Defensor del Pueblo pide que se regulen esas celdas

A finales de marzo, Acaip registró un escrito de requerimiento en el que solicita al juez que insista en esa demanda de información, y junto con ese escrito adjuntó un informe del Defensor del Pueblo, Francisco Fernández Marugán, sobre el uso de las celdas de observación del centro penitenciario Puerto I, en el Puerto de Santa María (Cádiz), similares a la 61 de Dueñas.

En ese informe se recomienda que se regule «adecuadamente» el uso de esas celdas, «para aquellos casos en los que sea estrictamente necesario y por un tiempo mínimo imprescindible, incluyendo los requisitos para su empleo, las garantías y unas condiciones de habitabilidad equivalentes a las del resto de internos».

El Defensor del Pueblo recomienda que se realicen las modificaciones oportunas para mejorar los elementos de habitabilidad de la celda de observación, clausurándola hasta que reúna las condiciones adecuadas.

El 19 de diciembre, el titular del Juzgado Número 2 dictó una providencia al respecto acordando librar un nuevo oficio al director de la cárcel, ampliándose ese oficio a la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias. El director de la cárcel de Dueñas remitió la información a principios del mes de enero de este año, y desde la Dirección General de Instituciones Penitenciarias se asegura que se ha facilitado esa información, pero el sindicato Acaip registró el 9 de febrero en el juzgado una ampliación de la denuncia contra el director de la cárcel y el secretario general de Instituciones Penitenciarias por desobediencia y entorpecimiento a la Justicia, al considerar que están haciendo caso omiso a las peticiones de información del juez y la fiscal.

Según el presidente nacional de Acaip, José Luis Pascual, la celda 61 de la cárcel de Dueñas se construyó en 2015 y, ante las denuncias de los trabajadores, dejó de usarse hasta marzo de 2017, cuando se reanudó la estancia de internos en ella. «Algunos han estado hasta siete días en la celda, cuando entran en situación de aislamiento provisional y el periodo no puede prolongarse más de 72 horas», señala Pascual, que incide en que los reos están sin agua ni desagües, sin ventilación, con luz por la noche y sin poder salir ni una hora al patio.

«El cine y las películas nos han hecho mucho daño, porque siempre han trasladado una imagen que nada tiene que ver con la institución penitenciaria. Somos trabajadores que nos dedicamos a la reinserción de las personas, ese es el mandato constitucional, pero estos hechos en el centro penitenciario de Dueñas lo único que reflejan es ese cine y esas películas que no tienen nada que ver con la realidad cotidiana», agregó Pascual.

Fuente: elnortedecastilla.es

Escribe un comentario