Un preso de Sevilla I intenta rajarle el cuello a una médico del centro penitenciario

Sep 27th, 2018 | Por | Categoria: Actualidad Penitenciaria

Un nuevo episodio violento ha estado a punto de costar caro a la plantilla de trabajadores del centro penitenciario deSevilla I. Este miércoles, una médico ha sido atacada por un interno que ha intentado rajarle el cuello con la tapa de una lata de refresco. La intervención de varios funcionarios, que escucharon los gritos de auxilio de la víctima, impidió que el agresor llevara a cabo su amenaza.

Según ha confirmado el sindicato CSIF, los hechos han ocurrido sobre las nueve de la mañana de este miércoles. La víctima estaba pasando consulta en su despacho cuando entraron en la estancia dos internos. Uno de ellos, identificado como Francisco Sánchez Montoya, se abalanzó sobre la profesional, «a la que sólo le dio tiempo a levantarse de su silla». El recluso cogió del cuello a la trabajadora, la inclinó hacia atrás y le puso «la tapa de una lata a modo de cuchilla sobre la región yugular».

Las mismas fuentes señalan que el recluso no paraba de insultar a la médico y de amenazarla de muerte. A escasos metros de distancia había otro recluso que también entró en la consulta con el agresor y al que están interrogando para saber si se había puesto de acuerdo con su compañero de patio para secuestrar a la médico.

Los gritos de auxilio de la víctima fueron escuchados por varios funcionarios que estaban cerca y que acudieron rápidamente en su ayuda. Sánchez Montoya fue finalmente reducido y conducido a un módulo de aislamiento.

Sin medios de defensa

Este episodio ha servido al sindicato CSIF para denunciar, una vez más, la falta de medios materiales y de personal para abortar estas situaciones de alto riesgo antes de que se produzcan. En la Junta de Personal que se va a celebra esta semana, su presidenta va a llevar a la mesa este incidente y la petición de elevar un escrito al ministro del Interior.

Desde la plantilla de Sevilla I recuerdan que los trabajadores sanitarios que desempeñan su función en los centros penitenciarios no tienen ningún medio de defensa en caso de ataque por parte de un recluso. En el caso de los funcionarios de prisiones que trabajan en la vigilancia interior de las prisiones, sólo disponen de herramientas como escudos y porras en caso de que se produzca una situación de alto riesgo y siempre y cuando lo autorice la dirección. Esos medios están guardados bajo llave, que tiene a su cargo el jefe del servicio.

Fuente: sevilla.abc.es

Escribe un comentario